La evocación de la cámara de Carlos VII en la Fortaleza Real de Chinon...

 

Carlos VII disponía de dos cámaras, ambas con una cama: la cámara de audiencias, teatro de la vida pública y política en la que concedía las audiencias y recibía a los embajadores, y la cámara privada, en la que se encuentran los espacios privados como la sala de descanso con calefacción y las letrinas.


La reconstrucción amueblada de la cámara privada de Carlos VII es el fruto de un importante trabajo en el que se han asociado un estudio documental y artesanos artísticos. En este marco se han recreado una cama, un sillón, un cofre, una mesa y un banco, fabricados todos ellos por la empresa Tancoigne-ébéniste que reprodujo fielmente los modelos existentes en los museos o los representados en miniaturas de mediados del siglo XV.

La recuperación de los tejidos que recubrían por completo la cama se debe a un especialista en tejidos antiguos, Catherine Mangou.

 

 


... Un testimonio excepcional del mobiliario regio del siglo XV.

El mobiliario del alojamiento de Carlos VII en Chinon, castillo en el que el soberano residiría regularmente durante el segundo cuarto del siglo XV, pudo recuperarse gracias a las Cuentas ordinarias y extraordinarias de la Argenterie del rey, en las que se mencionan los gastos en mobiliario y textiles.

 

La Cuentas indican con detalle los gastos realizados mensualmente durante los años 1458 y 1459 en grandes partidas como: sábanas de lana, de oro y de seda, ropa blanca, cofres, baúles y aparadores, etc.Les Comptes donnent le détail des dépenses pour les années 1458-1459 réparties mensuellement par grands postes comme : draps de laine, d’or et de soie, linge, coffres, malles et bahuts etc…